Veni, Sancte Spiritus

En la liturgia del "Domingo de Pentecostés" (cincuenta días después del Domingo de Pascua) hacemos memoria de lo narrado al comienzo del capítulo 2 de los Hechos de los Apóstoles: Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo sitio, y de repente sonó desde el cielo un fragor como de viento que irrumpe impetuoso, y llenó toda la casa donde estaban; y se les dejaron ver unas lenguas como de fuego, que se iban repartiendo y se posaron sobre cada uno de ellos, y todos se llenaron de Espíritu Santo.

Esta celebración tiene una "peculiaridad" musical, la secuencia Veni, Sancte Spiritus. En otras ocasiones hemos hablado de las cinco secuencias que después de la reforma litúrgica han permanecido en nuestras celebraciones; por eso hoy me gustaría destacar también este hermoso texto de carácter lírico del siglo XII que se introduce en la liturgia de la Palabra y en el que la Iglesia invoca y pide la asistencia del Espíritu Santo. Esta secuencia, aún no siendo obligatoria, si se dispone de los medios necesarios, debería ser cantada antes del aleluya y de la proclamación del evangelio.


A lo largo de la historia se han hecho sobre el mismo texto - a veces con algunas licencias - nuevas composiciones musicales. En el siglo XVI, Orlando di Lasso, uno de los grandes polifonistas del Renacimiento musicalizaba el poema Veni, Sancte Spiritus de un modo muy característico de su época, polifonía a capella  en continua sucesión de fugas.


W. A. Mozart, en el siglo XVIII realizaba una magnífica obra para coro a cuatro voces y orquesta, en la que se reconoce al autor perfectamente desde el primer acorde de la orquesta. El "Aleluya. Amén" (presto) del final no deja indiferente a nadie.


Pero uno se puede preguntar: ¿y qué se hace hoy? En muchas parroquias sencillamente se lee, en otras se musicaliza el texto en castellano o en la lengua de cada región... pero en otros lugares que tienen más medios y sobre todo la voluntad de hacer una liturgia solemne, bella y participativa intentan transmitir con la música y el canto el "fuego del Espíritu" con una perfecta armonía en diálogo: órgano, coro polifónico y asamblea. 







(Leer texto de la secuencia y su traducción)





Veni, Sancte Spiritus,

veni, nostri cordium,

et emitte caelitus

lucis tuae radium.

Veni, pater pauperum,
veni, dator munerum,
veni, lumen cordium.

Consolator optime,
dulcis hospes animae,
dulce refrigerium.

In labore requies,
in aestu temperies,
in fletu solatium.

O lux beatissima,
reple cordis intima
tuorum fidelium.

Sine tuo numine
nihil est in homine,
nihil est innoxium.

Lava quod est sordidum,
riga quod est aridum,
sana quod est saucium.

Flecte quod est rigidum,
fove quod est frigidum,
rege quod est devium.

Da tuis fidelibus
in te confidentibus
sacrum septenarium.

Da virtutis meritum,
da salutis exitum,
da perenne gaudium.


(Traducción en español)

Ven Espíritu Santo
y desde el cielo envía 
un rayo de tu luz.

Ven padre de los pobres, 
ven dador de las gracias, 
ven luz de los corazones.

Consolador óptimo, 
dulce huésped del alma, 
dulce refrigerio.

Descanso en el trabajo, 
en el ardor tranquilidad, 
consuelo en el llanto.

Oh luz santísima: 
llena lo más íntimo 
de los corazones de tus fieles.

Sin tu ayuda 
nada hay en el hombre, 
nada que sea inocente.

Lava lo que está manchado, 
riega lo que es árido, 
cura lo que está enfermo.

Doblega lo que es rígido, 
calienta lo que es frío, 
dirige lo que está extraviado.

Concede a tus fieles
que en Ti confían, 
tus siete sagrados dones.

Dales el mérito de la virtud, 
dales el puerto de la salvación, 
dales el eterno gozo.

5 comentarios:

  1. ¡Qué buena despedida de la Pascua! Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por ser un "fiel lector". Todo para mayor gloria de Dios.
      Un fuerte abrazo Manuel.

      Eliminar
  2. ¿Cinco secuencias? Por más que me exprimo la cabeza sólo me salen cuatro: Pascua, Pentecostés, Corpus y Stabat Mater dolorosa. Sé que los franciscanos tienen una para su liturgia del 4 de octubre, y supongo que otras congregaciones también, pero no sé si esas cuentan.
    Y el Dies Iræ ya no es secuencia, sino himno de la Liturgia de las Horas (tampoco se ha suprimido, como muchos creen).
    Gracias por este magnífico blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado P. Antonio,
      antes de nada, Muchísimas gracias por comentar. Tienes toda la razón... en el Leccionario solo aparece 4 (estas son las que han quedado después de la Reforma), otras las conservan diferentes congregaciones para uso privado, sin embargo, a tenor de lo que pidió Sacrosanctum Concilium 117 sobre la nueva edición de libros en canto gregoriano provocó que los astutos monjes de Solesmes, benedictinos a los que se les encargó esta tarea, incluyeran en el GRADUALE ROMANUM la secuencia de San Benito: Laeta dies. Vamos, un gol en toda regla. Por ello cuando dos alguna charla explico que las secuencias son 4+1... aquí no afiné tanto por las prisas.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por la sabia y precisa explicación. Unos hachas estos monjes... y es el libro oficial de la Iglesia, luego sí, es cierto que las secuencias oficiales son cinco.
      Siempre es un placer leerte. Feliz Pascua de Pentecostés.

      Eliminar

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...