Ubi Caritas - Jueves Santo


En la celebración de la Cena del Señor en Jueves Santo encontramos una de las excepciones más curiosas del Misal Romano. Podríamos titular este post con un título más sugerente como: Los secretos que esconde el "ubi caritas".

Durante el Concilio Vaticano II se crearon dos grupos diferentes para la configuración de los nuevos libros litúrgicos: por una parte un grupo de expertos liturgistas y, por otra, de músicos consagrados. El fruto fue que los liturgistas optaron por suprimir las antífonas de ofertorio que hasta el momento figuraban en el Misal, materializando así la menor importancia de este momento litúrgico en comparación con el antiguo rito. Sin embargo, los músicos optaron por conservar la tradición musical de las antífonas de ofertorio, de ahí que se conserven en los libros para el canto de la Misa que nacieron de la reforma: Graduale Romanum, Graduale Simplex y Graduale Triplex. Esto, con el paso del tiempo, ha creado un extraño vacío en los repertorios en lengua vernácula para el ofertorio, ya que en el Misal de cada país ya no encontramos los textos que se deben cantar, teniendo como única referencia el Graduale o en el Ordo Cantus Missae.

Dicho esto, el Jueves Santo es la excepción, ya que se ha incluido la antífona Ubi caritas como propia para el ofertorio de esta celebración. Hasta la reforma litúrgica del Vaticano II estaba previsto su canto para el lavatorio de los pies, junto con otras siete antífonas propuestas; sin embargo, tras la reforma encontramos esta antífona como única y propia del ofertorio de Jueves Santo.

También es significativo que esta antífona compuesta por un autor anónimo italiano entorno a los siglos IX-X se ha popularizado con el texto: Ubi caritas et amor, Deus ibi est (don hay caridad y amor, allí está Dios); sin embargo, tras la reforma ya mencionada, se optó por la versión: Ubi caritas est vera, Deus ibi est (Donde la caridad es verdadera, allí está Dios) a tenor de lo establecido en Sacrosanctum Concilium 117 de realizar ediciones críticas de los libros de canto gregoriano. De este modo se ponen de relieve las fuentes más antiguas y se destaca de algún modo que para los cristianos la caridad y el amor son lo mismo, pero esta caridad/amor debe ser verdadera para encontrar en ella a Dios... y de este modo se ha cantado durante siglos.




Una de las versiones más conocidas en la historia de la música sobre el texto y la melodía del Ubi caritas es la que en los años 60 ofreció Maurice Duruflé dentro de sus Quatre motets sur des Thèmes Grégoriens entre los que se encuentra esta joya:



La versión propuesta tras la Reforma del Vaticano II de sustituir "et amor" por "est vera" no tuvo un gran recorrido, y esto se observa en las versiones polifónicas más recientes en las que seguimos  encontrando el texto: Ubi caritas et amor, Deus ibi est.

Ubi caritas, Jaques Berthier (Francia, 1923-1994)



Ubi caritas, Morten Lauridsen (Estados Unidos, 1943)



Ubi caritas, Antonio Parisi (Italia, 1947)



Ubi caritas, Ivo Antognini (Suiza, 1963)



Ubi caritas, Paul Mealor (Reino Unido, 1975)



Ubi caritas, Ola Gjeilo (Noruega, 1978)



*Si crees que se puede incluir alguna obra interesante... inclúyela en los comentarios!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...